Pintar el radiador

0 Comentarios

Radiador amarillo

Pintar el radiador nos permite darle un look nuevo y más cuidado sin apenas invertir dinero (lo que cueste el bote de pintura). Se trata de una buena idea si tenemos uno de esos viejos radiadores de hierro ya descascarillados -solo aptos para el estilo dirty chic- , ya que el contraste entre el radiador vintage y el color (¡mejor colores vivos!) queda muy chulo.

Por supuesto, podemos pintar el radiador de amarillo, rojo, azulón… pero también de color blanco o crema si buscamos algo más discreto. ¿Vemos cómo hacerlo?

Lo más importante es comprar una pintura especial para radiadores: se trata de esmaltes anticalóricos que resisten altas temperaturas. Además, si vamos a pintar sobre un radiador viejo conviene asegurarnos de que no hay restos de óxidos o antiguas pinturas antes de comenzar (hay que lijarlo, en ese caso).

Si vemos que la pintura no se adhiere bien, prueba a echar una capa previa de imprimación.

Por lo demás, y como es obvio, debe pintarse cuando el radiador está apagado y frío. Así que quizá sea mejor esperar a la primavera si se trata de un radiador fundamental para calentar la casa.

Radiador amarillo

Y no hace falta pintar el radiador monocolor. ¡Incluso tengo visto algún radiador con una flor pintada por encima!

Radiador amarillo

Lo más habitual es pintar viejos radiadores de hierro o aluminio, pero también se puede probar con radiadores eléctricos. Eso sí, cuesta más dar con una pintura que se adhiera bien.

Radiador amarillo

¿Has pensado en pintar tus radiadores?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *