Salones pequeños

0 Comentarios

Los salones y habitaciones pequeñas son muy frecuentes en los pisos actuales. Así, nos vemos obligados a hacer equilibrismos para meter en el salón la zona del comedor, los sofás, y una buena estantería para los libros (vaya, lo mínimo imprescindible).

Pero según como decoremos ese salón pequeño podemos hacer que parezca más espacioso visualmente, y también sacarle el máximo partido para multiplicar su funcionalidad.

¿Quieres ver algunos consejillos para conseguirlo?

1. Organiza tu salón-comedor

Para aligerar el espacio cuando tenemos en una misma estancia la zona de comer y la de estar, elige muebles del mismo estilo, dándole continuidad a la habitación. Para separar visualmente las dos áreas, puedes colocar dos alfombras (una en la sala de estar y otra en el comedor), utilizar la parte trasera de un sofá o colocar un mueble bajo y abierto, que sirva de estantería.

2. Distribuye los muebles según el tipo de planta

Las plantas rectángulares resultan las más fáciles de aprovechar, en un lado se coloca la sala de estar con el mueble de televisión frente a los sofás, y en el otro una mesa alargada con sillas para el comedor.

Si la planta es cuadrada es mejor escoger una mesa redonda para el comedor, y colocarla en línea con el sofá principal, que irá bajo la ventana.

Para habitaciones con forma de “L”, pon la zona del comedor cerca de la puerta y usa una mesa alargada. Los sofás distribúyelos en la zona más cuadrada.

3. Pon muebles sencillos

Lo mejor es apostar por muebles de líneas rectas y sencillas. Los sofás pueden ser modulares para poderlos organizar en función de las necesidades de cada día. Los puffs o banquetas ocupan poco espacio y sirven como sillitas auxiliares.

Elige una librería abierta, y que integre en el centro la zona de televisión y video.

Para el comedor ten en cuenta que las mesas redondas se adaptan mejor a los espacios pequeños y permiten un mayor número de comensales.

4. Haz muebles a medida

Encargar muebles a medida es la mejor manera de poder aprovechar los recovecos que quedan en la estancia. Si el mueble llega hasta el techo elígelo en blanco con la parte superior abierta y los cajones y armarios cerrados en el inferior. Si quieres un mueble oscuro, ponle puertas de cristal.

Una muy buena idea es crear hornacinas o librerías empotradas del mismo color que la pared.

5. Escoge piezas multifuncionales

Una mesa de centro que se alza y sirve también de comedor, o que lleva baldas y sirve para almacenaje, los sofás-cama, las mesas de comedor extensibles, los pufs que esconden un baúl…. si hay poco espacio cada mueble debe multiplicar sus posibilidades.

6. Decora con colores claros y telas ligeras

Los colores claros son los que mejor reflejan la luminosidad. Apuesta por tonos crudos, por el beige, por el blanco… si te resulta un poco aburrido, puedes dar discretos toques de color con los textiles o con los ornamentos.

A la hora de vestir las ventanas con cortinas apuesta también por la sencillez. Para aligerar el espacio lo mejor es poner estores sin volumen de tejidos claros y transparentes.

7. Ilumina bien

Una mala iluminación puede empequeñecer cualquier estancia, pero…¡también funciona al revés! Usa luces potentes, a través de múltiples focos en el techo o  apliques en las paredes. En la zona del comedor puedes poner una lámpara de techo baja sobre la mesa, pero en el área del salón es mejor no colocar lámparas voluminosas que saturen el espacio superior.

Puedes completar con alguna lámpara de pie o mesa con pantalla.

¿Tienes un salón pequeño? ¿Cómo le sacas partido?

Foto: Ikea Family Live

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *