Habitaciones pequeñas

Las habitaciones pequeñas son una realidad bien conocida por la mayoría de nosotros.  Y es que en los pisos modernos es frecuente contar con estancias de reducidas dimensiones, a las que a veces no sabemos muy bien cómo sacar partido.

Pero no todo son desventajas en un piso pequeño: hay menos que limpiar,  es cómodo y muy acogedor. Eso sí, para que podamos disfrutar sus cosas buenas conviene que seamos organizados y ordenados, y que cumplemos a rajatabla los 4 consejos que siguen:

1.  Usa colores neutros y claros

Utilizar un blanco cálido en las paredes contribuye a iluminar la habitación, aprovechando al máximo la luz natural que entra. Si el blanco lo usamos en el techo, ayudamos a que la habitación parezca más alta.

Si el blanco te parece demasiado aburrido puedes utilizar tonos cremas o beiges, incluso combinando diversos tonos del mismo color. Además, es una muy buena idea utilizar muebles del mismo color que la pared, pues libera visualmente el espacio.

2.  Crea continuidad

Para crear continuidad entre diversas areas de la casa lo ideal es usar el mismo tipo de suelo, y mejor todavía si las puertas que unen ambos espacios son amplias (dobles, por ejemplo).

3. Deja espacio libre

Si la habitación es muy pequeña es mejor tener solo unos pocos muebles y accesorios, a querer acumular un montón de cosas bonitas y solo produzca agobio. Los muebles conviene situarlos contra las paredes para dejar el centro libre.

Cuanto más circule el aire y la luz entre los objetos, menos pequeña parecerá la estancia. Por ejemplo, es mejor colocar un cuadro grande que tratar de colgar un montón de marcos pequeñitos.

Un truquillo para crear “espacio libre” es apostar por muebles con patas (armarios, sofás, etc), así queda espacio libre debajo y da más sensación de espacio en la habitación. Otro consejo es apostar por los muebles con cristal, y poner solo uno o dos accesorios encima.

4. Ilumina a conciencia

Sea como sea la habitación, cuanto más iluminada esté, más grande parecerá, esta es una verdad universal. Lo ideal es contar con amplia iluminación natural, pero esto no siempre está en nuestra mano. En todo caso, potencia la luz natural  que haya utilizando un espejo frente a la ventana y eligiendo cortinas muy ligeras.

Si no hay una buena iluminación, créala. Utiliza focos potentes a lo largo de todo el techo para crear una habitación sin sombras.

¿Qué otros trucos se te ocurren para agrandar tu habitación?

 

Fotos vía: My Home Ideas, HousetoHome