Las fotografías en la decoración

0 Comentarios

Decorar con fotografías personales es un arma de doble filo. A todos nos gusta tener la casa llena de recuerdos personales de las vacaciones en playas paradisíacas, la boda de los hermanos o la graduación de los hijos, pero a la  vez, no siempre es fácil aunar esas fotos con el estilo de nuestro salón.

Y es que a la hora de introducir las fotos en la decoración hay varios errores posibles: saturar con la cantidad, elegir los marcos inadecuados o destacar imágenes difícilmente compaginables con lo que se entiende por diseño contemporáneo. Eso sí, cualquier error puede volverse a nuestro favor si lo buscamos conscientemente. Fíjate en la caótica galería de fotos de la imagen de portada, sin duda es excesiva, pero también muy atractiva.

Hay varias cosas que me gustan de esa disposición de fotos por la pared, que casi casi, camuflan la imagen del televisor. La primera es que se mezclan diferentes objetos, desde espejos, hasta pinturas, pasando por supuesto por las fotos, en color, sepia o blanco y negro.

La segunda es que cada foto lleva su propio marco, diferente de los demás, lo que remarca el eclecticismo de la estancia. De la misma manera, no es posible encontrar un patrón en la disposición de los objetos ni en el tamaño de los mismos. Eso sí, la mayoría de los marcos incluye un passepartout blanco que ayuda a las fotos a destacar contra la pared oscura.

A ras de techo, una hilera de fotos más regular, con su margen en blanco -para crear un efecto parecido, las polaroids son siempre una buena idea, ya que pueden dar un aire más bohemio-, que ayuda a contrastar el caos de la pared inferior y que encuadra de forma divertida la estantería superior.

¿Qué te parece la disposición de las fotos en la decoración de este salón?

Foto vía: House to Home

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *