3 errores en la decoración de interiores

0 Comentarios

Ya hemos hablado muchas veces de cómo debe ser la decoración de interiores, pero a veces resulta muy clarificador hacer justo lo contrario: enumerar lo que NO conviene hacer a la hora de decorar la casa.

Hoy te quiero dejar 3 errores que parecen muy obvios, pero en los que a veces acabamos cayendo, y que en muchos casos son conscuencia de un error original: no pensar en las características de la habitación. Hay cosas que vistas en fotos pueden parecer maravillosas, pero que llevadas a la vida real son insostenibles. Por ponerte un ejemplo claro: en una habitación sofisticada y enorme de una revista, una pared en color negro puede darle un toque dramático muy interesante, en una minihabitación con poca luz todo lo que conseguiremos será entrar en una depresión.

¿Quieres saber cuáles son esos 3 errores muy comunes?

1. Mezclar demasiados colores y/o estilos.


Lo ecléctico nos gusta, a mí la primera, pero hay que tener cuidado y no franquear la estrecha línea que separa el ambiente colorista del circense. Contrastes como el rosa y el verde, o el rojo y el negro, son una gran idea, pero en estos casos, conviene no sumar más colores rechamantes a la habitación, por mucho que se lleven los tonos vivos.

Por supuesto, esto no quiere decir que haya que volver a los sempiternos beiges, grises y blancos. Pero a menos que tengas muy claro lo que vas a hacer, mezlar un mueble lila, con otro rojo y un sofá en verde puede ser excesivo.

Lo mismo en cuanto a los estilos, mezclar sí, pero siempre buscando un “tema” común, algo que de coherencia a la estancia.

2. Abusar de la ornamentación

Error básico de sentimentalistas y coleccionistas, los adornos son necesarios para darle vida y personalidad a una estancia, pero abusar de ellos es sinónimo inmediato de falta de estilo.

Si eres coleccionista, lo ideal es que agrupes tu colección en una estantería, una parte de la pared (si es de colgar) o busques una manera de crear coherencia. Y esto vale tanto si coleccionas estatuillas de Stars Wars, esculturas de diseño o pinturas puntillistas. Esparcir toda la colección (hablo de colecciones numerosas) por una habitación es un gran error.

Pero esto no quiere decir que coloques todos los ornamentos bien juntos, si no que es preferible dejar un espacio alrededor de cada item.

Pero sobre todo, selecciona. No hace falta que enseñes las 200 fotos de cada hijo, nieto o sobrino, ni que muestres cada souvenir de cada viaje. Selecciona, renueva. Esto servirá para dos cosas: no abarrotar la habitación e introducir de vez en cuando pequeños cambios en la decoración que hagan que nunca te llegues a aburrir de tu decoración.

3. Olvidar la iluminación

Una buena iluminación artificial resulta esencial para conseguir el aspecto deseado en una habitación, pero no llega con que haya luz, también importa el cómo.

En este sentido, es hora de olvidar las clásicas lámparas de techo que creaban una luz uniforma, pálida y que olvidaba muchos rincones de la habitación. Las lámparas de suspensión son ideales para la mesa del comedor, o para la zona de trabajo de la cocina, pero poco más.

Para el salón o el dormitorio,  es preferible pensar bien en cuáles son las zonas más oscuras y colocar allí lámparas de suelo o pared creativas. En la zona de lectura, la lámpara de mesa de toda la vida sigue siendo la mejor opción. Y si quieres completarlo con luz cenital, lo mejor es poner varios focos potentes.

¿Qué otros errores de decoración se te ocurren?

Fotos vía: House to Home, Home Design Find, y Be Interior Decorator

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *