Distribución de la cocina

La distribución de la cocina es la primera decisión que tenemos que tomar a la hora de decorarla. Lo ideal es atender a 3 criterios: seguridad, eficacia y comodidad, y para ellos las 3 zonas que integran una cocina (cocción, lavado y almacenaje) deben ser más o menos equidistantes, para crear un “triángulo de trabajo”.

Pero la distribución de la cocina está condicionada primeramente por la forma de la estancia.  ¿Quieres saber cómo organizar los muebles en función de si se trata de una habitación rectangular, alargada o cuadrada?

1. Cocina rectangular

Lo mejor es optar por una cocina en forma de L, de forma que electrodomésticos y armarios se disponen en dos alas, dejando una pared libre, lo que deja espacio para habilitar un pequeño comedor.

La zona de cocción debe disponerse en la intersección, para reducir el tiempo de desplazamiento y facilitar el trabajo.

Para cocinas muy largas, pero no estrechas, una buena idea es elegir una cocina con península, que separe el espacio en dos.  Antes del módulo sobresaliente podemos colocar la zona de cocción, y detrás almacenaje de la vajilla y productos que no se utilicen constantemente.

2. Cocina alargada y estrecha


Conviene colocar los muebles y electrodomésticos en dos hileras, enfrentados entre sí. Para poder abrir cómodamente las puertas (aunque sean correderas) y los cajones, la distancia entre las dos hileras no puede ser inferior a un metro. En caso de que sea demasiado estrecha y no dé, trata de disponer todos en una única fila, y dejar la otra pared para poner baldas y ganchos.

En caso de optar por la cocina en 2 frentes, puedes colocar los módulos altos al principio, y dejar hacia el final solo muebles bajos, eso crea menos sensación de “tubo”.

3. Cocina cuadrada



Para sacarle el mayor partido, dispón los muebles en U, ya que permite utilizar 3 frentes y dejar el espacio en el centro para circular. Si la cocina es muy amplia, incluso puedes incluir una isla.

¿Cómo es tu cocina? ¿Y la distribuición de los muebles?

Fotos vía: Ernestomeda e Ikea

Deja tu comentario