Decorar un salón clásico

2 Comentarios

Decorar el salón en estilo clásico tiene muchas ventajas, aunque la mayoría de los amantes de la decoración solemos maravillarnos con los looks más innnovadores y transgresores. Y es cierto que un salón clásico no suele sorprender, pero es siempre elegante, muestra buen gusto y nunca pasa de moda (si se hace bien, claro ;)).

Pero aunque muchos nos veamos impresionados por el diseño contempóraneo, lo cierto es que se sigue apostando por los salones clásicos, no solo en las casas “reales”, sino también por parte de numerosos interioristas, que suelen combinar este clasicismo con un punto vintage o ecléctico, lo que supone una completa revisitación del estilo.

Pero antes de pensar en cómo darle un toque diferente al estilo clásico, conviene saber cómo es un salón de estilo clásico. ¡Aquí las claves para decorar tu salón de esta manera sobria e intemporal!

1. Los colores

Para las paredes inclínate por colores neutros, especialmente en los tonos más pálidos: beige, crema, rosa palo, o blanco grisáceo. Crearán un fantástico contraste con los muebles de madera pulida y oscura. Puedes colocar molduras blancas en las paredes para darles más “clasicismo”. Y si tienes chimenea, no dudes en pintar a su alrededor con efecto mármol.

Si utilizas papel pintado, opta por los diseños más tradicionales: lisos, de rayas o florales. Pero en estos dos últimos casos, el estampado debe ser estilizado y sutil.

En los complementos, por contra, puedes compensar con colores más profundos si deseas un toque dramático a la estancia: azul marino, granate, verde botella…

2. Los muebles


Un salón clásico opta por muebles elegantes pero cómodos.

El sofá debe ser también de colores neutros, con forma rectangular y cubierto por cojines variados e incluso por un damasco. Los sillones siguen la misma tónica, y pueden estar tapizados o ser de cuero. Alrededor de los sillones puedes colocar pequeñas mesitas de madera donde colocar objetos decorativos.

Los muebles  y aparadores con la parte frontal de cristal resultan ideales para mostrar la cerámica japonesa o viejos libros. Por contra, los elementos más modernos (televisor, altavoces…) es mejor meterlos en muebles que se pueda cerrar, para que no rompan el efecto. Otro elemento ideal para dar un toque clásico es poner baúles tapizados.

En cuanto a la iluminación, una lámpara central colgante es casi una obligación. Complétala con otras lámparas de mesa y pie.

3. La decoración

Las flores son muy importantes. Coloca plantas variadas en un amplio macetero, y distribuye en cuencos a lo largo de la estancia flores secas o pétalos.

Introduce también objetos de artesanía como mantelitos a ganchillo, antigüedades en plata o platos y vasos decorativos.

Las antigüedades pueden ayudar a crear el ambiente deseado, pero recuerda que la línea entre el buen gusto y lo hortera es bastante delgada. Evita convertir tu salón en una exhibción de objetos, y agrupa las rarezas en algún rincón de la estancia.

En cuanto a los cuadros, lo ideal es optar por paisajes, láminas botánicas o fotografías. En todo caso, motivos realistas.

Esas son algunas reglas generales, pero ya sabes, en decoración las normas están para transgredirlas ;).

Fotos: House to Home

 

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *