Decoración con cuadros

5 Comentarios


Los cuadros son el complemento básico para la decoración de las paredes de casa, y son una opción muy recurrente (¿conocéis alguna casa sin cuadros? ¿no? pues eso). Ya sean reproducciones de famosas obras de arte, obras originales, las pinturas de la niña o fotografías… lo importante es saber cómo colocarlas para que brillen más y hagan resplandecer también a la estancia.

Normalmente los cuadros se colocan en el salón, en los pasillos, o en el dormitorio, pero también hay algunos típicos de cocina o baño (véase los típicos cuadros de imágenes a punto de cruz o las viñetas florales).

¿Quieres hacer un rápido repaso de las posibilidades que nos ofrece una decoración con cuadros?

Algunos conceptos básicos para sacarle partido a los cuadros es relacionarlos con el tamaño y estilo de la estancia. Así, en una sala saturada de muebles y no muy grande, es absurdo tratar de colgar un cuadro gigantesco, y de la misma manera, en una habitación enorme un pequeño cuadradito quedaría ridículo.

En cuanto al estilo, los hogares minimalistas pegan a la perfección con pinturas modernas y abstractas o fotografías en blanco y negro. Por otra parte, en decoraciones más rústicas es buena idea buscar cuadros con pintura figurativa. Esa es la recomendación general, pero hay veces en las que el contraste puede triunfar.

Además, los cuadros no tienen por qué pegar (cromáticamente hablando) con el mobiliario, pero sí es importante escoger cuadros con tonos que no se maten con los de las paredes (por ejemplo, un cuadro en colores marrones sobre una pared violeta oscuro quedará muy deslucido).


Las paredes blancas son las que más protagonismo dan a los cuadros, y son compatibles con cualquier color, pero una idea también muy buena es elegir pinturas que tengan colores complementarios a los de la pared (si la pintura es azul, la pared naranja), ya que el choque resulta fascinante.

En lo que respecta a la disposición, los cuadros grandes suelen colgarse en una pared en la que no va nada más, pero para los cuadros pequeñitos una tendencia muy en boga es colocarlos formando una cruz o colgarlos en hilera.

En horizontal y paralelo funciona muy bien sobre muebles que forman una línea recta más baja, como el cabecero de la cama o el respaldo del sofá.

Por último, un consejo. Si no estás muy segur@ de sí querrás cambiar tus cuadros en un año, no los cuelgues de la pared, sino colócalos sobre baldas o muebles, será mucho más fácil reemplazarlos, y le da un toque artístico-bohemio a tu casa muy interesante.

¿Te cuesta elegir la disposición de los cuadros en tu decoración o eres ya todo un expert@? ¿Cómo son los cuadros de tu casa?

Fotos vía: Apartment Therapy, Porter House Designs, Home Design Find, y Living Etc.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *