Cocinas en “L”

0 Comentarios

Las cocinas en “L” se organizan ocupando dos paredes consecutivas, por lo que visualmente tienen forma de “L”. Se trata de una manera muy habitual de distribuir la cocina, que resulta especialmente acertada cuando queremos poner  una zona de comedor en la misma cocina, ya que podemos aprovechar una de las paredes que quedan libres.

Esta disposición permite colocar varios muebles de la forma más eficiente posible, simplificando el trabajo en la cocina (especialmente si la zona de cocción se coloca en la intersección). Por contra, una duda que surge es cómo aprovechar el espacio de la esquina. Lo más habitual es respetar el ángulo recto, y utilizar la esquina en uno de los muebles, ya sea mediante una puerta normal, una oblicua, un mueble persiana o una vitrina.

¿Vemos algunos ejemplos de cocinas en “L”?


Se trata de una distribución muy habitual en las cocinas de estilo más tradicional.


También es frecuente en cocinas abiertas, delimitando espacios.

¿Qué te parece esta distribución para tu cocina?

Fotos vía: Xey, Scavolini

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *