Baños con gresite

0 Comentarios

Baño con gresite

Los baños con gresite son bastante habituales ya que resulta un material muy resistente tanto a la humedad, como a los cambios de temperatura.

El gresite son pequeños mosaicos decorativos, parecidos a los azulejos de cerámica, que se forman cociendo diversos materiales naturales como minerales y tierra. Su pequeño tamaño permite hacer fácilmente diseños combinando colores, y agrandan visualmente el espacio (sobre todo si son de colores claros), por eso se utilizan mucho en cuartos de baño pequeños, aunque en un principio, fueran más destinados a la decoración de piscinas.

¿Quieres saber más sobre los baños de gresite?

El gresite es un material que presenta muchas ventajas para su uso en el cuarto de baño: resulta muy resistente a cambios de temperatura, humedad e incluso agresiones con productos químicos. Además, también aporta diseño al cuarto de baño: puedes decorar todo el baño en gresite, pero también combinarlo con otros materiales, como pintura en las paredes. Cómo efecto decorativo, se puede continuar un suelo de gresite en lavabos y bañeras. Por último, su pequeño tamaño facilita su uso en superficies curvas.

Pero no todo son ventajas, el gresite es un material bastante caro y no es sencillo colocarlo adecuadamente. Además, aunque el color del gresite se mantiene inalterable durante años, las juntas pueden dar problemas. A veces es complicado acceder a ellas completamente durante la limpieza, y acaban mutando de color. Para evitar esto es importante que las juntas se llenen (en el momento de colocar el gresite), completamente de cemento, para que no queden diferencias de relieve en la superficie de las paredes.

¿Te animas a probar el gresite en tu cuarto de baño?

Foto vía: Porcelanite

 

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *