Arte en la cocina

1 Comentario

¿Arte en la cocina? ¿Y por qué no? Normalmente nuestros mejores cuadros lucen en el salón (y si son originales sin duda es bueno que así sea), pero eso no quiere decir que la cocina no merezca decoración artística en sus paredes. Una cocina con cuadros, posters, fotografías o incluso esculturas consigue un look muy moderno y sofisticado. Y sí, la cocina es lugar de trabajo, pero puede serlo también de placer ;).

Te propongo hoy algunas ideas chulas para decorar las paredes de tu cocina con arte, en funión del estilo de la cocina en cuestión. Por supuesto, los límites solo están en tu imaginación, y si bien los cánones dicen que en una cocina minimalista lo que más pega es un cuadro abstracto, crear contrastes también puede ser una apuesta ganadora.

  • La idea más clara y que siempre funciona es poner temática cocinera: vinilos de cazos y sartenes, artísticas fotos de fruta, arte gráfico con cucharas y tenedores, posters de anuncios vintage sobre alimentos… siempre mejor si los colores son vibrantes y las líneas bien definidas.

  • Si te gusta la idea de crear contraste, prueba a combinar muebles ultramodernos con fotografías en blanco y negro.
  • El arte pop siempre encaja en la cocina: reproducciones de la lata de Capmbell, o de Marylin Monroe en colores, le daran un toque alegre y al mismo tiempo chic a tu cocina.
  • Una pintura de época puede ser el complemento ideal para la zona de la vajilla, especialmente si esta se encuentra a la vista.
  • Si tienes zona de comedor en la cocina aprovecha para poner pinturas. Cualquier estilo es válido, desde el hiperrealismo hasta el surrealismo.
  • Crea una serie de cuadros. En una pared sin muebles, prueba a poner varios marcos del mismo color con cuadros, pinturas o fotos de una misma temática dentro.
  • Si tu cocina es moderna, puedes cubrir con un mural alguna de las puertas de los armarios. ¡El resultado es muy llamativo!
  • Para conseguir un plus de “cocina bohemia y chic” prueba a apoyar el cuadro contra la pared en lugar de colgarlo.

  • Los marcos de los cuadros conviene que sean simples y extrafinos. Los ornamentales van mejor para otras estancias de la casa.
  • Si pones una escultura en la cocina deja que reciba todo el protagonismo. Lo ideal es ponerla en un mueble independiente y a la entrada de la cocina. Desde luego, en un lugar que no moleste (así que olvidate de ponerla cerca de la zona de trabajo).

¡Estas son solo algunas ideas que me parecieron atractivas, pero no dudes en explorar cualquier otra combinación!

Fotos vía: Apartment Therapy y Mires Paris

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *