Armarios empotrados

1 Comentario

Armario empotrado en el salón

Los armarios empotrados a medida son las mejor opción (con diferencia) para organizar todo el almacenaje de una casa. Por eso debe ser un factor a tener en cuenta a la hora de elegir una vivienda: ¿cuenta con huecos de obra entre tres paredes que permitan incorporar un armario empotrado?

Los armarios empotrados siempre salen más caros que un armario ropero (o de otro tipo) independiente, pero vale la pena la inversión, ya que aprovechan mucho mejor el espacio, adaptándose a las características de las distintas habitaciones, incluso en rincones dificiles como zonas abuhardilladas o esquinas. Pero incluso en un dormitorio cuadrado normal, sirven para ganar espacio libre y sobre todo capacidad de almacenaje.

Eso sí, a la hora de elegir los armarios empotrados, hay dos elementos que debemos tener en cuenta. ¿Vemos cuáles son?

Las puertas de los armarios empotrados

La principal desición que debemos tomar es cómo queremos las puertas, único elemento visible del mueble en cuestión.  Hoy en día lo que se lleva con los armarios empotrados con puertas correderas, ya que no necesitan espacio delante para poder abrirse, y además permiten una mejor visualización del interior (sin sombras). Eso sí, debemos tener en cuenta que eliminan unos cuantos centímetros.

Las puertas abatibles, más clásicas, tienen el inconveniente de que precisan dejar más espacio libre frente al armario para poder utilizarlo cómodamente.

Por último, están las puertas plegables, que estéticamente me gustan mucho menos y que estarían a medio camino entre las dos opciones anteriores.

En cuanto a los materiales para las puertas, sean del tipo que sean hay múltiples opciones. En el caso de las puertas correderas se llevan los tableros lacados, de melanina, en cristal o espejo, y por supuesto en madera barnizada. Pero la madera es habitual sobre todo en las puertas abatibles. El material que decidamos supondrá una diferencia sustancial en el precio, siendo los más baratos los frentes de melanina o imitación madera, y los más caros los plafonados o de cristal mate.

Armario empotrado

El interior de los armarios empotrados

El interior del armario empotrado debe diseñarse en función del uso que se le vaya a dar, para adaptarse al máximo a nuestras necesidades. Así, un armario empotrado para el vestidor precisa muchísimos más complementos y organizadores de interior que un armario empotrado para el comedor o para almacenar cajas con cosas que no se usan habitualmente.

No hay un interior estándar, piensa en los objetos que van a ser guardados en él para pedir el diseño del interior. Un ejemplo, si contamos con muchos zapatos igual nos interesa incluir una zona de zapatero, si contamos con muchos abrigos largos, una zona de perchas de  longitud, y si lo que queremos guardar son camisetas y jerseys, precisamos baldas o cajones. Así, piensa si necesitas colgadores, percheros, cinturoneros, cajones, joyero… Todos los elementos, además, puede ser fijos o extraíbles.

En cuanto al material del interior, lo mejor es optar por conglomerado chapado en melanina ya que resulta barato y no precisa un mantenimiento especial (a diferencia de la madera maciza, por ejemplo). También se puede optar por forrar las paredes en papel pintado, melanina, madera, entelado o lacado.

¿Cuentas con armarios empotrados? ¿Cómo son?

Fotos vía: Carpintería Caballero León

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *