Algunas ideas para separar ambientes

3 Comentarios

divisor.JPG

Ya sea porque cuentas con un espacio abierto que no te resulta funcional, o porque las habitaciones de tu casa no son suficientes para toda la distribución que quieres hacer, a veces es necesario colocar diferentes ambientes en una misma estancia. Un ejemplo claro es cuando debes organizar la oficina en el salón, o las cocinas unidas a comedor y sala de estar.

Las opciones para dividir habitaciones son diversas, a veces conviene colocar objetos que actúen como “paredes”  pero, especialmente en los casos en los que hacer esto restaría mucha luminosidad a uno de los ambientes, otras veces se puede jugar simplemente con aspectos visuales.

Aquí te dejo algunas ideas para separar ambientes que pueden resultar muy útiles:

  1. Biombos: se trata de la opción más clásica, que permite crear un ambiente más íntimo para estudiar, leer o crear una oficina.
  2. Paneles shoji: están muy en voga -como todo lo oriental- y sirven como alternativa a las puertas tradicionales. Al estar constituidos sólo de rejilla y papel resultan mucho más ligeros y permiten el paso de la luz.
  3. Tabiques bajos:  así, se pueden separar dos ambientes en un mismo espacio sin impedir el paso de luz.  Además, se puede aprovechar la superficie del tabique para colocar plantas, fotos u otros objetos de decoración.
  4. Estanterías sin fondo: son otra muy buena idea, ya que se trata de muebles que se pueden encajar en cualquier tipo de estancia y que siempre resultan útiles. Puede optarse por estanterías hasta el techo o por otras más bajas. También permiten el paso de la luz.
  5. Muebles: casi cualquier tipo de mueble puede colocarse como separador de ambiente,  “cerrando” espacios. Un sofá, una cómoda o incluso un macetero grande, cualquier objeto con densidad sirve para este cometido. Eso sí, en este caso, si el mueble es muy voluminoso, si se quita mucha luminosidad.
  6. Paredes de distintos colores: esta es una forma puramente óptica de separar los ambientes, pero muy eficaz. Mentalmente, asociamos los dos colores con dos estancias diferentes, y sin embargo, no restamos ni un ápice de amplitud a la habitación.

Foto vía: Apartment Therapy

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *